En Barcelona estamos de celebración: 100 años del Archivo Histórico de Barcelona

20170215

En Barcelona estamos de celebración. El Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona hace 100 años que existe como tal. Aun así, el Archivo empezó a custodiar el Patrimonio Documental de Barcelona, los documentos generados en la ciudad, mucho antes. Encontramos documentos muy antiguos, algunos de la Edad Media, y son de diferente formatos. Bien, no nos tenemos que extrañar, todas las sociedades han generado sus documentos, muchos de los cuales son expresión de sus actividades. Además del fondo documental, el Archivo cuenta también con fondos bibliográficos y hemerográficos.

Así pues, si existe desde hace tantos siglos, ¿por qué celebramos sólo un centenario? Lo que celebramos es que el Archivo de la Ciudad de Barcelona se convirtiera en Archivo Histórico. Fue creado en 1917 a raíz de la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de dividir el fondo documental en histórico y administrativo. En consecuencia, celebramos también la creación del Archivo Municipal Administrativo ahora hace 100 años. Este jugará un papel importante en el cumplimiento de la transparencia del Ayuntamiento de Barcelona.

Por eso hay documentos que ahora podemos considerar históricos que no están en el Archivo Histórico, sino en el Administrativo. Más concretamente, los documentos del primer tercio del siglo XIX hasta los actuales no están en el Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona, sino en el Archivo Municipal Administrativo.

La celebración y los actos organizados durante todo el año ponen de manifiesto la importancia de los archivos como garantes de la preservación del Patrimonio Documental de las sociedades. Recordemos que Patrimonio hace referencia a bienes, valores y derechos. Aplicado a los documentos, es riqueza de una sociedad. Pero para obtenerla y hacerla patente hay que extraer el valor de los documentos. Alrededor de esta explotación tradicionalmente estan los profesionales que garantizan la gestión documental y la preservación de estos documentos (archiveros, gestores documentales o documentalistas), y los historiadores que investigan la historia de los pueblos, porque los archivos son la memoria de la sociedad. Últimamente, otros sectores económicos están interesados en la explotación de este Patrimonio: se trata del sector infomediario, cuyo objeto de negocio es crear productos de información a partir de los datos abiertos como materia prima, pero también de los documentos. Aquí despliegan los documentalistas otras funciones como las de digitalización, gestión de datos, de información y de contenidos. La digitalización de documentos y técnicas como la minería de texto facilitan la creación de productos y servicios de información de consumo cultural. Esta manera de explotar el Patrimonio forma parte también de la transformación digital que incluso los archivos históricos están llevando a cabo.

Así pues, celebremos que en Barcelona tenemos una base para continuar preservando el legado de nuestros antepasados, y para continuar creando riqueza con la gestión de documentos.

¡Feliz Cumpleaños!

Información facilitada por Montserrat Garcia-Alsina

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Deja un comentario