10 retos de futuro para las bibliotecas

20161024-b

La Asociación Española de Amigos del Libro tuvo la iniciativa de celebrar el Día de la Biblioteca en 1997. Este año hará veinte ediciones de una idea que tenía como principal objetivo concienciar a la sociedad de la importancia de la lectura a la vez que se convierte en un homenaje y reconocimiento a la labor de las bibliotecas. No hay que confundir con el día de la biblioteca en twitter, que se celebra el 10 de agosto desde 2009.

Aprovechando este día, hemos pensado que sería bueno proyectarnos en el futuro. Hay varias iniciativas y entidades que promueven el pensamiento sobre las tendencia de futuro que pueden impactar las bibliotecas desde un punto tecnológica pero también organizativo. Al final del artículo encontrarás una recopilación de informes y sitios web de donde hemos hecho una selección de 10 retos de futuro que creemos que pueden tener un impacto en el día a día de las bibliotecas, o que algunas bibliotecas se podrían plantear como líneas de trabajo en función de su ámbito geográfico o perfil de especialización.

1. Open Data

Ciertamente, las bibliotecas universitarias tienen el reto de la gestión de los datos de investigación de sus investigadores, pero toda biblioteca puede convertirse en un vector de formación y difusión de datos abiertos, facilitando a los usuarios el conocimiento, las herramientas y las fuentes para que puedan consultar con acierto las herramientas de transparencia que las administraciones están generando, por ley o por voluntad propia. En este sentido, pueden contribuir con fuerza a la alfabetización en transparencia de la ciudadanía.

2. Big Data

La capacidad de digestión y extracción de conocimiento de datos masivas pueden dar un rol en las bibliotecas a la vez que se conviertan también parte de su modelo de gestión. Ciertamente, y sólo hay que ver la imagen de la antigua biblioteca de Cincinatti, las bibliotecas siempre han gestionado ingentes cantidades de datos (o documentos), pero ahora será la sociedad y todos los sectores los que adoptan la tecnología para poder hacerlo . Adoptarán también los conocimientos de organización, clasificación y análisis que los profesionales de la información pueden ofrecer? Parecía también que no serían necesarias etiquetas en el mundo web, pero el SEO y el SEM volvieron a mostrar, de nuevo, el valor de la catalogación y los metadatos.

20161024-Cincinatti

Figura 1. Imagen de la antigua Biblioteca de Cincinatti, hoy desaparecida. Fuente

3. Fandom

Tal y como se apunta en el proyecto Libraries of the Future, las bibliotecas pueden continuar teniendo un papel en preservar y proveer acceso a contenidos de todo tipo. Las comunidades de fans temáticos, ya sea de Star Trek, Elvis, cómics, pueden encontrar en las bibliotecas aliados para la especialización y la vehiculación. No hay que olvidar, además, que estos colectivos se convierten también creadores de contenidos, ámbitos creativos que pueden ser dinamizados y acompañados por las bibliotecas.

4. Drones

Los drones, una vez establecidos como herramientas de seguimiento, transporte y otros servicios, pueden tener un lugar en la biblioteca. No sólo para la gestión interna de los documentos, sino también para la gestión de los contenidos que generan. Habría que preservar los contenidos audiovisuales que generan, formarán parte de nuestro día a día que queremos preservar para su uso futuro? Pueden ser herramientas de ciencia ciudadana? Cuando todavía la ciudadanía no sabe meterlos en su día a día, los drones presentan una serie de retos respecto a la mano de obra, la privacidad y otros aspectos. Las bibliotecas pueden situarse, de nuevo, en la tensión entre los diversos derechos que la ciudadanía puede encontrar.

5. Internet de las cosas

El Internet de las cosas, la capacidad de añadir widgets interconectados que guarden y generen datos en su día a día puede tener muchos ámbitos de mejora en la gestión del día a día. Estantes inteligentes, libros con lectores de datos y usos. Poder compilar datos nunca pensadas puede permitir generar servicios, capacidades y mejoras en la gestión. Ciertamente, todavía no están resueltas las dudas sobre cómo interaccionar con la mano de obra laboral tradicional, los aspectos de privacidad y cómo se toman las decisiones que tantos datos pueden ser capaces de acumular. Esta gestión inteligente y actualizable cada minuto también tendrá posibles aplicaciones y retos en las bibliotecas, como, de hecho, en cualquier institución. Controlar la temperatura y la humedad relativa en los fondos de preservación, saber los documentos más consultados, los menos, generar vínculos entre nuevas realidades y la tecnología. De nuevo, evidentemente, uno de los principales recursos de las bibliotecas, sus profesionales deberán incorporar nuevas competencias para poder gestionar muchos de estos ámbitos.

6. Gamificación

La aplicación del juego tanto en el aprendizaje como en los servicios habituales es uno de los retos del conocido como colectivo GLAM (Galleries, Libraries, Archives, Museums). La posible integración en todos los niveles educativos que puede ocurrir no puede tener las bibliotecas alejadas de esta forma creativa de crear vínculos con el conocimiento. Así, cualquiera de las diversas formas de literacy (alfabetización) que las bibliotecas realizan pueden incorporar estrategias de aprendizaje basado en el juego, tanto por el contenido como por el propio conocimiento del centro y las bibliotecas. Podemos enseñar cómo utilizar los recursos y las fuentes de información a través del juego? Podemos incorporar estrategias de promoción de la lectura en jóvenes a través de incentivos y Inputs positivos? Las bibliotecas, pues, sobre todo algunas de especializadas pueden aprender nuevas formas de mejorar aún más los vínculos con sus comunidades.

7. Storydoing

Este nuevo concepto se basa en la relación con un concepto previo más conocido. Si bien el storytelling se relaciona habitualmente con la producción de un relato, una historia creativa para convencer posibles clientes o consumidores, el storydoing parecería poner el énfasis en la creación de productos de alta calidades y servicios, y es capaz de poderlos contar. Así, un enfoque centrado en la acción iría más ligado a cómo las bibliotecas llevan a cabo su misión, explicando mejor respecto a los servicios y el valor añadido que ofrecen.

8. Makerspaces

Los makers pueden ser comunidades y conjuntos de usuarios que a través de varios caminos creativos pueden generar nuevo conocimiento. Incluye emprendedores, gente del ámbito del DIY (do-it-yourself), hackers, etc. Por continuidad, el makerspace es un espacio físico donde estas comunidades se encuentran para compartir conocimiento, proyectos, y construir juntos. Para hacerlo, el makerspace provee de herramientas (como impresoras 3-D). Tal y como relatan en los proyectos de futuro, las bibliotecas pueden convertirse, de nuevo, los ámbitos donde estos creadores se relacionen. De hecho, siempre ha sido el lugar donde la gente podía encontrar conocimiento que no había ningún otro lugar y servía para que las comunidades de usuarios pudieran crear de nuevo, tanto en las bibliotecas académicas como las públicas. La diferencia es que estas comunidades ahora se pueden generar dentro y fuera de los Campus, allí donde encuentren estos recursos que necesitan.

9. Economía Colaborativa

La economía colaborativa, cooperativa o social, se refiere a las nuevas formas en las que la propiedad cambia. La aparición de Internet tuvo efectos y cambios en la propiedad intelectual. Recordemos como Napster, a principios del siglo XXI sacudió el mundo discográfico con la aparición del peer-to-peer, y como nuevas formas de licencias, como el Creative Commons o las comunidades de copyleft han cambiado las formas de propiedad pero también de generación de valor económico. Las aplicaciones Airbnb, Uber y otros pivotan y agravan este cambio basado en la compartición y la colaboración, aunque haya unos intermediarios casi monopolísticos por el camino. Las bibliotecas, acostumbradas a la cultura del compartir, pueden jugar algún rol tanto en la formación de la ciudadanía en estas competencias como en ser punto de encuentro para la compartición de recursos, espacios y otros tipos de servicios que pueden tener lugar dentro del espacio de las bibliotecas.

10. Privacidad

Muchos de ámbitos nuevos mencionados en los puntos anteriores topan a menudo con derechos ligados con la privacidad. Así como en el pasado, las bibliotecas han tenido (y tienen) un rol activo en la propiedad intelectual, las nuevas tecnologías necesitarán contrapesos éticos y morales en cuanto a la privacidad del individuo (lo que el usuario X lee ) pero también un nuevo tipo de privacidad de grupo (el conjunto de lectores de libros de Y). El colectivo de profesionales de la información, ante la avalancha de datos que puede llegar a manejar, deberá decidir si todos los servicios pueden justificar determinadas compilaciones de datos y los usos que ellas mismas u otras instituciones pueden llevar a cabo. También hay que tener en cuenta que las nuevas generaciones tienen unas nuevas culturas de la privacidad, y que ésta puede ser cambiado.

Imaginar y pensar sobre retos de futuro tiene una parte fácil. Mirar con prospectiva a muchos años vista hace que no exista la urgencia para aplicar algunos de los aspectos. Sin embargo, en este ejercicio que hemos querido llevar a cabo, ya vemos que algunos de los retos ya están aquí, y otros pueden convertirse o no, o pueden ser servicios o aplicaciones especializados en función del tipo de institución. Posiblemente lo que es relevante y lo que se vislumbra es que la mejor estrategia pasa por tener o incorporar una cultura del cambio importante, para adaptarse a los nuevos usos y servicios. En esto, también, las bibliotecas han hecho un largo y provechoso camino.

Finalmente, de hecho si nos damos cuenta, la mayoría de estos retos son también de la sociedad en general. Que lo puedan ser también de las bibliotecas no hace sino mostrar el papel central que las bibliotecas pueden tener.

Recursos sobre tendencias en las bibliotecas
ACRL Research Planning and Review Committee 2016 top trends in academic libraries A review of the trends and issues affecting academic libraries in higher education. June 2016 College & Research Libraries News, vol. 77 no. 6 274-281

Center for the Future of Libraries. Library of the Future.

Johnson, L.; Adams Becker, S.; Estrada, V.; Freeman, A. (2015). NMC Horizon Report: 2015 Library Edition. Austin,Texas: The New Media Consortium

Nelson, Janet. 5 Library Trends to Watch in 2016.

Prospectiva 2020: las diez áreas que más van a cambiar en nuestras bibliotecas en los próximos años (2013). Elaborado por: Grupo Estratégico para el Estudio de Prospectiva sobre la Biblioteca en el Nuevo Entorno Informacional y Social. [Madrid]: Consejo de Cooperación Bibliotecaria.

Información facilitada por Alexandre López Borrull

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Deja un comentario